Sillones de oficina

Sillones de oficina: símbolo de calidad, bienestar y salud

Ergonomía, la palabra clave cuando hablamos de los sillones de oficina de Offisam. ¿Por qué este término? Porque en Offisam sabemos que cuando una persona está sentada cada día durante largas horas en una silla de oficina es fundamental que su cuerpo y su asiento se adapten de una forma tal que estén en perfecta sintonía para evitar dolencias que acaben con el tiempo, dañando nuestra salud y bienestar. ¿Quieres conocer cómo son nuestros sillones de oficina y qué debes tener en cuenta a la hora de escoger una u otra? ¡A continuación, en este blog te explicamos todo lo que necesitas saber!

Es muy importante escoger de forma adecuada la silla que te acompañará durante todo el día. Son muchos los estudios científicos que avalan la importancia que tiene sentarse cada día durante largas horas en una silla de calidad, que se adapta a nuestro cuerpo como un guante y que cumple con los requisitos necesarios para evitar dolencias y problemas de salud. Estudios que concluyen que la inmensa mayoría de los usuarios que están sentados durante todo el día por trabajo o estudios, tiene problemas de espalda, sobre todo, en la parte lumbar, así como otras diversas dolencias como dolores articulares, musculares o de circulación. ¡Para evitar dichos problemas debes conseguir ya mismo nuestros sillones de oficina Offisam, que son totalmente ergonómicas!

Consejos para escoger sillones de oficina ergonómicas

  1. Es muy importante que una silla de oficina ofrezca la función de regulación de la altura del asiento en función de la altura del usuario y de la mesa de trabajo en la que opera. En consecuencia, tus pies deben reposar de manera plana en el suelo y tus piernas deben dibujar un ángulo de 90°. Para conseguir este objetivo, ¡algunas de los sillones Offisam incluso ofrecen la posibilidad de que el asiento pueda fijarse más adelante o más atrás en función de tus necesidades ergonómicas!
  2. El respaldo de la espalda también tiene que poder regularse y reclinarse. Una correcta reclinación ayuda a evitar problemas de espalda puesto que la presión inadecuada en la espalda desaparece cuando el usuario consigue reclinar el respaldo junto en el ángulo que mejor se ajusta a sus necesidades ergonómicas.
  3. El apoyo lumbar debe ser el adecuado. Las lumbares son a menudo la parte de nuestro cuerpo que más sufre cuando pasamos, mucho tiempo, sentados. Por este motivo, es necesario que la silla se adapte perfectamente a la curvatura de tu espalda y obtengas un perfecto respaldo lumbar.
  4. Los apoyabrazos deben ser regulables. Cuántas más opciones de regulación tengas (arriba/abajo, derecha/izquierda, adelante/detrás), más beneficios ergonómicos te aportará la silla y más cómodo te sentirás mientras estés sentado.
  5. ¿De qué materiales están fabricados tus sillones de oficina? Una pregunta que también te tendrás que hacer antes de elegir una silla u otra. Ten en cuenta que en Offisam hay sillas con el respaldo y el asiento fabricados en malla, otras con el respaldo de malla pero con el asiento de espuma, otras en que ambos son de espuma, otras sillas son enteramente fabricadas en piel, etc…Sin duda debes elegir aquellos materiales que mejor se adapten a tus requerimientos de ergonomía, comodidad y calidad y también a tus preferencias estéticas. ¡El equipo de asesores de Offisam te ayudará en cuanto necesites para resolver cualquier duda que puedas tener al respecto!

Para Offisam es fundamental que puedas disfrutar de un período de prueba de la silla, para poder asegurarte al 100 % de que el asiento que has adquirido satisface plenamente tus necesidades. Por este motivo, en Offisam te ofrecemos la oportunidad de probar sin compromiso durante 30 días nuestros productos. En caso de que no quedes satisfecho, puedes devolvérnoslos y te reembolsaremos tu dinero.

Nuestro amplio catálogo te ofrece sillones de oficina ergonómicos fabricados con materiales de primera calidad que se adaptarán de forma natural a tu cuerpo. Los productos Offisam son ideales para todo tipo de empresas, instituciones, colectividades, autónomos y particulares.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *