silla escritorio ergonomica dolor de espalda

Las cuatro lesiones más comunes por no tener una buena silla ergonómica

Nuestra silla de oficina o silla de escritorio en casa siempre había resultado útil pero nunca habíamos realizado un uso tan elevado de ella.

Tras unos meses de teletrabajo han aparecido algunas molestias cada vez más presentes y es momento de analizar por qué. Según una reciente encuesta más de la mitad de los españoles ha sufrido algún problema físico a consecuencia del teletrabajo estos últimos meses.

La urgencia por reconvertir nuestra casa en oficina nos ha sorprendido y la mayoría de los hogares no cuenta ni con sillas de oficina apropiadas para trabajar ni espacios idóneos para ello.

No solo es importante el lugar donde pasaremos horas sentados. También existen otros aspectos que inciden en nuestra salud laboral. Una silla de oficina ergonómica nos garantizará una buena higiene postural, pero debemos prestar atención a otros aspectos.

Encontrar un lugar con luz apropiada es fundamental. A menudo acostumbramos a estar largas jornadas frente al ordenador y es esencial que no castiguemos nuestra vista al trabajar en lugares poco iluminados.

Por otro lado mantener una posición correcta es esencial para evitar lesiones de cuello, espalda o la zona lumbar. Sin una buena silla ergonómica y por tanto una buena higiene postural esos problemas pueden derivar en dolores de cabeza, falta de concentración o tensión arterial, entre muchos otros.

Los problemas más comunes por una mala ergonomía

La sobrecarga muscular es la principal señal de alarma. Los dolores lumbares y de cuello son algunos de los más comunes y a menudo una mala postura frente al ordenador suele ser su desencadenante.

Normalmente este tipo de lesiones se producen por no contar con una silla de oficina ergonómica. Al no tener un buen punto de apoyo ajustable a nuestro cuerpo se adoptan posturas contraproducentes que desencadenan en una sobrecarga muscular.

Otro de los principales problemas es la exposición postural durante largas jornadas de trabajo. No hacemos todos los descansos que deberíamos manteniendo la misma postura durante horas en nuestra silla de oficina.

Esa situación tiene una incidencia directa en posibles lesiones musculares. Permanecer demasiado tiempo sentado de forma estática y de manera incorrecta produce lesiones en hombros, brazos y cuello.

Los ajustes de nuestra silla ergonómica son fundamentales si debemos mantener una buena postura durante horas. Y del mismo modo también los son los ajustes de iluminación si pasamos largas jornadas frente a dispositivos móviles.

Trabajar en habitaciones con poca iluminación fuerza nuestra vista. Nuestro escritorio debe disponer de puntos suficientes de iluminación y nuestra silla de oficina debe permanecer a unos 60 centímetros para no forzar la visión y hacer que nuestro cuerpo además adopte posturas incorrectas.

Por último, los reposabrazos de nuestra silla de oficina también son un aspecto fundamental al actuar como puntos de apoyo. Muchas de las lesiones en hombros, brazos y muñecas se producen al mantener una postura incorrecta respecto al ratón y el teclado.

Estos son solo algunos de los problemas más frecuentes por no contar con una buena silla de oficina en casa o en la oficina. Si quieres reducir el riesgo de lesiones te invitamos a descubrir la gran variedad de sillas ergonómicas que podrán ayudarte a mantener una higiene postural.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *